La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

29 de abril de 2018

Venezuela y la cultura de la hiperinflación


En Venezuela existe el mito de que sus habitantes son los únicos en el mundo que no se alegran cuando aumentan el salario mínimo. ¿La razón? Porque cuando aumentan el sueldo mínimo, todos los precios también aumentan, en un país ya sumergido en la hiperinflación. Aunque hay muchos factores que inciden en los precios de los productos, me atrevo a señalar que el problema inflacionario es más un problema cultural que económico.

Así que, vale la pena preguntarse: ¿Qué tanto incide el aumento de sueldo en la subida de los precios?

Veamos primero un poco de contexto. Según cifras de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, la inflación anualizada del año 2017 escaló a 6.147%, y se especula que podría superar el 13.000% en 2018[1], según el Fondo Monetario Internacional (FMI). Me gustaría dar cifras oficiales, pero el gobierno no las publica desde que se estrenó el Star Wars: el despertar de la Fuerza (Diciembre 2015).

Al respecto, el gobierno venezolano responde con la definición de locura de Einstein[2]: Aumentos de sueldo bimensuales, control de precios, control cambiario con nuevo nombre cada año, distribución de alimentos e insumos subsidiados, insultar empresarios y especuladores; y la clásica acusación al imperialismo yankee. Medidas para las que no hace falta ser un genio en economía para decir que no han funcionado.

Aunque sin duda el aumento de sueldo es un factor que incide en los precios, no parece ser el factor más influyente. De hecho, los precios aumentan semanalmente, casi diariamente, mientras que los sueldos y salarios apenas varían cada dos meses. Por otra parte, lo que sí cambia diariamente es la tasa cambiaria paralela, sobre la cual se basan los comerciantes para ajustar sus precios en un país donde practicamente todo es importado. Es decir, se podría decir que lo que más incide en los precios es el precio del dólar paralelo (o mercado negro de divisas), aunque no sería del todo cierto (haré referencia esto más adelante). Entonces, en realidad, el aumento de sueldo se debe a la inflación y no la inflación al aumento de sueldos, como se señala comúnmente.

El aumento del sueldo mínimo es un reconocimiento tácito que hace el gobierno venezolano de la alta inflación: no es sólo una respuesta a ella, sino un acto de rendición ante ella. Más bien, si juzgamos por los remedios que intenta aplicar el gobierno frente al diagnóstico del problema, se puede observar que el gobierno ha aceptado la inflación como algo inevitable e, inclusive, preferible. El gobierno sabe que la sociedad venezolana es consumista, a nivel similar al de los estadounidenses, y las únicas medidas que pueden paralizar el abismo inflacionario son políticas que desincentiven el consumo, lo que sería traducido por la población como "pérdida de la calidad de vida", que a su vez se traduce en pérdida de votos. Irónicamente, la situación económica actual ha desincentivado el consumo de la mayoría de la población, lo cual devino en la derrota electoral del año 2015, la más aplastante que ha sufrido el oficialismo. Desde entonces, el gobierno, que es más hábil en política que en economía, ha puesto el ojo en incentivar el consumo: bolsas de comida subsidiadas, electrodomésticos y equipos electrónicos subsidiados, aumentos de sueldos periódicos, bonos de dinero en efectivo, créditos e instrumentos financieros a bajas tasas de interés, entre otras similares. Aunque el deterioro de la calidad de vida permanece, se diluye frente a las políticas asistenciales del gobierno, las cuales, ciertamente, sin ellas, muchas personas no estarían vivas. Se parece un poco al dilema de la mujer cuyo esposo le golpea todas las noches, pero que le da techo y comida, así que ella lo acepta porque cree que moriría de hambre y frío si estuviera viviendo sola en la calle.

¿Qué medidas podría tomar el gobierno para detener la inflación (si realmente lo quisiera)? Vamos a apartar medidas que serían poco realistas considerando el tono ideológico del gobierno, como la dolarización y la abolición del control cambiario (Aunque, si el gobierno quisiera evitar el costo político de tomar algunas medidas económicas, bien podría acudir a los referendos consultivos, y así evitarse un posible castigo social. De ser consultados, lo más probable es que la gente esté de acuerdo con la eliminación del control de precios, con el aumento de tarifas de servicios públicos y quizás con la dolarización).

Algo que podría intentar el gobierno es incentivar el ahorro. No se trata de decir a la gente que ahorrar es bueno, sino crear condiciones en la que ahorrar sea buen negocio. ¿Y cómo se hace eso? Subiendo las tasas de interés. Por un lado, en el caso de los créditos, se evita que la gente contraiga más deudas (desincentivando el consumo y evitando que se siga creando dinero de la nada [dinero sin respaldo]); y en el caso de los ahorros, la gente podría ver más beneficios en ahorrar en bolívares que ahorrar en divisas o bienes de consumo durarero, además de ser mucho más fácil para la mayoría. A su vez, esto daría fortaleza al bolívar y evitaría la constante devaluación de la moneda, deteniendo la inflación.

Otra posible medida, que sale de mi sombrero y no he podido encontrar en algún teórico economista, es atar la tasa de variación del sueldo mínimo a la tasa de la inflación o, incluso, a la tasa de dólar paralelo. ¿Qué quiere decir eso? Por ejemplo, yo propongo la tasa McDonalds: Si un Big Mac cambia su precio, de una semana a otra, en un 25%, el sueldo mínimo deberá aumentar un 25% en el mismo período de tiempo. Yo considero que si la tasa de aumento de sueldos y salarios estuviera atada al aumento de los precios, los productores y comerciantes se lo pensarán dos veces antes de aumentar el precio de los productos. Me refiero a una especie de sueldo mínimo variable, ajustado por las fuerzas del mercado en lugar de un burócrata sentado en una oficina con aire acondicionado.

Ahora bien, la medida más rápida y segura de detener la inflación es, ciertamente, la dolarización. Sin embargo, ello no quiere decir literalmente "dolarizar". Técnicamente, podría permitirse el uso de otras monedas para el pago de bienes y servicios, como los pesos colombianos, los reales brasileños o el euro (o las 3), sin necesariamente suprimir el uso del bolívar. Ante la falta de divisas y los bajos niveles de las reservas internacionales, no creo sea posible una total dolarización de la economía. ¿Es inconstitucional como lo ha declarado Maduro?[3] Ciertamente la Constitución señala que la única moneda de curso legal es el bolívar, pero el mismo gobierno ha permitido que se hagan pago en divisas de aceptación internacional, así como en monedas de países vecinos, en empresas e instituciones del Estado (como las gasolineras en la frontera[4] y pagos migratorios y de extranjería ante el SAIME[5]) y en empresas privadas (principalmente aerolíneas, empresas turísticas y concesionarios de automóviles); así como ha promovido el uso de monedas digitales (el petro, bitcoin, entre otras) y monedas comunales, que también son tan inconstitucionales como la dolarización de la economía; así que no veo el escándalo, pero sí la hipocresía.

La dolarización bien podría ser un gran paliativo frente a la inflación, sin embargo, no es la panacea. De hecho, algo muy curioso se pudo observar durante el mes de abril. Anteriormente el precio del dólar paralelo estaba fijado por páginas web como Dolar Today, pero ante el estancamiento del precio en dicha página, los vendedores de divisas han optado por ignorar la mayoría de las páginas referenciales y venderlas a un precio mayor, dado que consideran que éstas tienen ya un precio mayor a la señalada[6]. El venezolano se ha adaptado culturalmente a una alta inflación, por lo que está acostumbrado a que los precios suben rápidamente, lo acepta (al momento de comprar) y lo promueve (al momento de vender), considerándolo algo inevitable. Ahora bien, aunque ello es ciertamente "especulación", no necesariamente es producto de un plan malévolo con la intención de arruinar la economía, como lo señalaría el gobierno; sino sencillamente un ajuste cultural dentro del proceso económico.

De esa manera, aunque se implementen planes económicos para tratar de frenar la inflación, el factor cultural también incidirá, puesto que no sólo el gobierno venezolano prefiere apostar por inflación (porque le permite aumentar el gasto público y porque seguramente hay algún negocio turbio por ahí), sino que la población, aunque constantemente se queje de ella, ha naturalizado la inflación a tal punto en que ya ni siquiera se fijan en los factores económicos que determinan los precios, sencillamente los precios aumentan porque tienen que aumentar. Y si hay algo difícil de combatir, son los problemas culturales, porque sólo suelen arreglarse con el cambio generacional, o con algún evento trágico y traumático.

Notas:
  1. "La inflación en Venezuela se ubica en 6.147%, según el Parlamento". Disponible por: http://www.portafolio.co/internacional/la-inflacion-en-venezuela-febrero-de-2018-515161
  2. "Locura es hacer siempre lo mismo y esperar resultados distintos". Sin embargo, Einstein no es realmente el dueño de la frase: https://elpais.com/elpais/2015/04/06/ciencia/1428317033_405833.html
  3. "Maduro califica como inconstitucional propuesta de dolarizar la economía". Disponible por: http://www.elmundo.com.ve/noticias/economia/banca/maduro-califica-como-inconstitucional-propuesta-dolarizar-la-economia/
  4. "Estaciones de gasolina venezolanas cobrarán en pesos colombianos en la frontera". Disponible por: https://www.diariolasamericas.com/america-latina/estaciones-gasolina-venezolanas-cobraran-pesos-colombianos-la-frontera-n4111335
  5. "Cobro en divisas de todos los actos o documentos vinculados a migración aplicable a todos los extranjeros". Disponible por: http://www.finanzasdigital.com/2017/09/gaceta-oficial-n-41-242-cobro-divisas-todos-los-actos-documentos-vinculados-migracion-aplicable-todos-los-extranjeros/
  6. "El paralelo sube como la espuma y Dólar Today ya no es referencia". Disponible por: http://www.elimpulso.com/featured/el-paralelo-sube-como-la-espuma-y-dolar-today-ya-no-es-referencia

28 de abril de 2018

Porno Duro


Es como porno en letras.
Ya sea sólo hablando con ella,
o hasta escribiéndole al whatsapp.
Me hice adicto a ella,
sin ponerle un dedo encima.

Y, de paso, intento dejarla,
de no molestarla, de no involucrarla,
de no meterla en mi mundo amargo,
pero sólo un texto, o una sonrisa, 
y me derrito como un helado.

¡Menos mal que me ignora!
"Que no me para bolas"
¡Porque ay! Si lo hiciera...
No sé hasta donde llegaría
mi autocontrol, mi disciplina.

Es que ni yo entiendo que me cautiva.
Aunque la tiene, no es su belleza.
Aunque inteligente, no sería la primera.
Quizás es un concepto perdido 
entre el "je ne sais quoi"
y el no entiendo ni jota.

Lo único que sí sé,
es que nos conecta un pequeño placer.
Y es que si por mi fuera
podríamos pasar toda la vida,
caminando, las calles de Caracas,
Conversando hasta envejecer.

Mírala ahí, nada más.
¿Explícame cómo hago?
Si hasta su sola sonrisa
es porno duro.

La alquimista


Yo le digo la alquimista,
porque transforma su sonrisa en oro
y todo lo que niega en plomo.

Yo le digo la alquimista,
porque mis átomos
de hierro, calcio y carbono
hacen combustión espontánea,
cuando la miran, cuando suspira.

Yo le digo la alquimista,
porque su sólo toque
hace que explote
como un terrorista.

Yo le digo la alquimista,
porque transforma mis sueños en prosa,
me convierte en matemático,
calculando los días y horas que la veo.

Yo le digo a la alquimista:
Sé que no haces magia
para transformar la vida,
pero si menos miserable será,
si te tengo conmigo en ella.

No me rendiré


Me golpeó el rostro porque protesto.
Me despidió porque demando.
Me denigró porque soy negro,
mujer, indígena o extranjero.

Este es el momento,
en el que me levanto,
en el que alzo la mano,
en el que los detengo.

Somos los que padecen la historia.
Somos los que marcan la hora.
Quienes gritan que el momento es ahora.
Quienes graban la justicia en su memoria.

No descansaré.
Una y otra vez,
hasta que mis huesos colapsen.
Y luego una vez más.

No me rendiré.
Una y otra vez,
hasta que el corazón se apague.
Y luego una vez más.

Canción al migrante


Me deja el corazón chiquito
la cantidad de gente que se va,
caminando hacia otros rumbos,
buscando un nuevo hogar.

Se van dejando marcas
en el espacio, en el hogar.
Se van dejando huellas,
en aquel que los vio pasar.

Unos se van sin el visado,
otros y que son refugiados,
unos se van como en el siglo XVIII
cruzando los Andes así sea a caballo.

Me deja el corazón chiquito,
todos aquellos que se van.
¡Espero que el camino me los cuide
y los lleve a su destino final!

Y aquel que no es migrante,
que nunca se le olvide:
que ni tu idioma podría ser
de no haber sido por un migrante.

Geopolítica


La guerra es de ellos,
pero los muertos son nuestros.
Todos ellos se dicen los buenos,
mientras nos matan los hijos.

Ya sean bombas de racimo
o de las que se usaban en antaño,
o quizás con cloro y algo de estaño,
o el simple plomo, cayendo a diario.

La guerra es entre ellos,
pero morimos nosotros.
¿Por qué? Me preguntó Alan,
que huía como José y María.

"Por oro amarillo o negro,
por geopolítica o zonas de influencias,
por demostraciones de fuerza,
por reafirmación del poder".

Y aun hay quien tiene los cojones,
de defender Estados rojos, verdes o azules.
Y aun hay quien tiene las pelotas,
de preguntar por qué soy anarquista.

15 de abril de 2018

Ataque a Siria: el que va perdiendo, incita a negociar

Sistema de defensas anti áreas sirias en acción.
Ahora queda bien claro porque Trump no asistió a la Cumbre de Las Américas: era la fecha del ataque contra objetivos estratégicos en suelo sirio. Como yo lo veo, y dejando de lado si en verdad el gobierno sirio utilizó armas químicas, el ataque de EE.UU, Reino Unido y Francia tiene principalmente 2 objetivos: frenar al rival y obligar a negociar.

En primer lugar, pretende obligar al presidente sirio, Bashar al-Assad, así como al presidente ruso, Vladimir Putin, a buscar una solución diplomática al conflicto. El gobierno sirio, hasta los momentos, y con el apoyo de Rusia e Irán, es el virtual ganador de la guerra civil en Siria. Las facciones rebeldes, apoyadas por los tres países que atacaron (EE.UU, Francia y Reino Unido) y otros, han perdido terreno y están a punto de perder la guerra. Ello ha llevado a que 3 países con intereses y políticas diferentes entre sí realicen un ataque conjunto; demostrando que Occidente no está dispuesto a dejar en el poder a al-Assad. Además, la coalición tiene la intención de disfrazar  el ataque como el resultado de una acción multilateral (de varios países) y no unilateral (de un sólo país), lo cual -según la lógica de las potencias- le otorgaría "un poco" más de legitimidad al asunto, a pesar de que en el derecho internacional sólo un ataque puede ser legítimo si es autorizado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (que no ocurrió y nunca podría ocurrir, por el poder de veto de Rusia y China). Aunado a ello, el ataque obliga a todas las partes a acudir a las Naciones Unidas, como clásico intermediario, para buscar una salida negociada al conflicto.

En segundo lugar, algo más intolerable que al-Assad permanezca en el poder es el aumento de la influencia rusa e iraní en Siria. Ciertamente, Siria es importante estratégicamente, pero no por sus recursos minerales en el subsuelo (los cuales no son significativos), sino por su ubicación. Para Rusia implica acceso al Mar Mediterráneo, el cual ha buscado intensamente desde el siglo XIX y no lo va a dejar perder así de fácil. Para Irán, Siria es el paso de oleoductos desde suelo iraní hasta territorio europeo; además, Irán prefiere que la fe chiita (al-Asaad es chiita) permanezca en Siria en lugar de la sunita (los rebeldes son sunitas).

En el caso de EE.UU, sigue presente la ironía de aquel candidato cuyo slogan era "Estados Unidos primero", pero que ahora se ve obligado por su círculo interno y el contexto político a intervenir cada vez más en la política internacional. Esto debe tener felices a los críticos de las teorías realistas de las relaciones internacionales. En el caso Siria, se pudo observar la habilidad de Trump como jugador de poker: hace bluff, hace constantes alardes de las cartas que tiene para ganar la partida, con el objeto de intimidar al contrario. De hecho, tenía varios días advirtiendo en público, tanto a Siria como a Rusia, del ataque inminente (por ello las bajas humanas fueron mínimas en el ataque), lo cual viene a demostrar que hay algo que quiere.

Francia, por su parte, bajo el rostro de Emmanuel Macron, no es muy afín al presidente de EE.UU. Sin embargo, comparte sus mismos intereses: quiere impulsar las negociaciones, evitar que los rebeldes sean aplastados y, de ser posible, destronar a al-Assad; pero Francia tampoco tiene intención de desmejorar las relaciones con Rusia. Inclusive, según el mismo Macron y su Canciller, se advirtió a Rusia del ataque[1].

El Reino Unido comparte los mismos intereses de Francia y EE.UU; aunado a ello, y probablemente, tras el Brexit que se consumará próximamente, Reino Unido no quiere perder el liderazgo en Europa y dejárselo todo a Francia y Alemania. Ser parte de la "coalición internacional" permitirá recordar que sigue estando en Europa, que es miembro importante de la OTAN y una potencia militar a tener en consideración.

El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, también puso de su parte al anunciar que ha vuelto la guerra fría[2], ello con la intención de aumentar el alarmismo y generar un escenario de posible catástrofe mundial, que obligue a las partes a sentarse a negociar.

Tanto en redes sociales, políticos y comentaristas de oficio, señalan que este incidente nos está arrastrando hacia una nueva guerra fría entre Oriente (Rusia y China) y Occidente (EE.UU, Francia, Reino Unido, Alemania, etc) y, muy posiblemente, hacia una tercera guerra mundial; sin embargo, aunque ese es uno de los escenarios posibles, es el menos probable de todos.

El reciente ataque a Siria demuestra, una vez más, que aquel que va perdiendo es aquel que incita a negociar. Putin ya debe empezar a ver a al-Assad como Hitler vio a Mussolini al final de la guerra: un lastre al que se ve obligado a defender.

Notas:
  1. Emmanuel Macron previno a Vladimir Putin sobre el ataque a Siria cuando ya estaba en marcha. Disponible por: https://www.clarin.com/mundo/emmanuel-macron-previno-vladimir-putin-ataque-siria-marcha_0_S1C60PynM.html
  2. Guterres: “La Guerra Fría ha vuelto con venganza”. Disponible por: https://elpais.com/internacional/2018/04/13/actualidad/1523629440_347386.html

12 de abril de 2018

Encontrando reliquias

Me encontré esta reliquia en una feria del libro en la ciudad de Caracas. Por alguna razón me tiene emocionado, aunque ya vi la película (sí, esa con Omar Sharif del año catapúm) y conozco la historia.

Me es fascinante, de igual manera, la historia de Boris Pasternak y el premio Nobel. Él ganaría ese premio por este libro, pero se vio obligado a rechazarlo por presiones políticas de la Unión Soviética. Sólo otra persona rechazaría el premio Nobel, Jean Paul Sartre, pero él lo haría por voluntad propia.

El único detalle es que el libro está en inglés, lo cual no es tan problemático. Le pregunté al librero por una edición en español, pero me comentó que tenía mucho tiempo sin ver uno en el idioma de Cervantes. De todos modos, inglés es mejor que ruso.

La mejor parte fue el precio: Bs. 50 mil, cuando ahora cualquier libro cuesta fácilmente Bs. 600 mil pa' arriba. No me resistí, me lo llevé a la casa y empecé a leerlo en el bus de regreso.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...