La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

27 de noviembre de 2017

Los que se quieren quedar en Venezuela


En la actualidad, mucho se ha dicho sobre los venezolanos que se marchan del país en búsqueda de mejores condiciones de vida ante la crisis económica, e incluso se ha dicho mucho de aquellos que la pasan mal en otro país y no les queda más remedio que regresar. Pero esto no va de uno ni lo otro, sino de aquellos, venezolanos y extranjeros, que a pesar de todo, se quieren quedar, aun teniendo los medios para irse del país.

Desde la época colonial hasta inicios del siglo XXI, Venezuela sólo estuvo acostumbrada a la afluencia de inmigrantes. Una importante oleada de migrantes vendría a partir de la Segunda Guerra Mundial: españoles, italianos y portugueses se establecieron en Venezuela y echaron raíces, permeando la cultura venezolana hasta la actualidad. Venezuela es, en cierta manera, cosmopolita, en tanto en ella se mezclan las culturas indígenas, europeas, africanas, asiáticas e incluso árabes.

Podríamos señalar como una última gran oleada de migrantes la que provino de su vecina Colombia. El conflicto interno colombiano provocó muchos desplazamientos hacia Venezuela durante décadas, muchos de ellos en condición de refugio. Todo esto da una idea del contexto de un país que ha sido tradicionalmente receptor de migrantes.

Un artículo de la BBC se hacía esta pregunta: ¿Por qué los extranjeros que podrían irse de Venezuela deciden quedarse?[1] Acudieron a varios extranjeros para hacerles esa misma pregunta, y para la cual obtuvieron respuestas, en su mayoría románticas, asociadas al arraigo y al cariño que sienten por el país que los acogió en sus momentos más duros, así como también algunos de ellos apuestan por la pronta recuperación del país y otros porque tienen los medios para sacarle provecho a la crisis (especialmente aquellos con ingresos en dólares).

Es muy difícil determinar cuantos extranjeros hay en el país, especialmente porque el gobierno no es muy dado a compartir estadísticas.  Pero en cuanto a refugiados podemos ver que aún muchos extranjeros solicitan protección del Estado venezolano. Según el ACNUR, en Venezuela se estima que existen unas 173 mil personas refugiadas o con necesidad de protección internacional, pero realmente reconocidas, hasta diciembre de 2016, hay 7.461. Un 98% de ese grupo son hombres y mujeres colombianas que, muchas veces por temor, se resguardan para no ser reconocidas[2].

Para la gran mayoría de los extranjeros en Venezuela, después de tantos años, regresar a su país de origen implica reintegrarse a un país que ya no conocen. Son precisamente ellos los que conocen lo difícil que es adaptarse a un país que no es el suyo, por ello se lo piensan dos veces antes de volver a pasar por ello. Además, muchos destacan algunas ventajas de Venezuela: el clima, la pasión, la apertura de los venezolanos y hasta sus hermosas mujeres.

Pero no sólo podemos hablar de personas, sino también de empresas. Cientos de multinacionales operan en Venezuela, incluyendo Procter & Gamble, Chevron y Telefónica; ¿Por qué no se han ido las grandes multinacionales del país aún cuando el ambiente para los negocios es completamente hostil? Aunque suene contradictorio, una empresa obtiene más ingresos cuando hay mayor riesgo, si no es que algo la desploma primero. Ninguna empresa está dispuesta a abandonar un mercado salvo que llegue un punto de colapso o de no retorno, y la economía venezolana es demasiado rentable como para que una empresa decida dejarle un hueco que ya tiene a otra empresa[3]. Por eso seguiremos viendo a Coca-Cola y a McDonalds en las calles de Venezuela durante mucho tiempo todavía.

Además, hay algo muy básico que aplica tanto para las empresas como la gente de a pie: los dólares están en control del Estado y no son de fácil acceso. Si no hay dólares, ¿cómo te vas a ir? ¿Qué vas a hacer con la plata de la casa o del edificio que vendiste? Salir del país "no es soplar y hacer botellas".

En lo personal, no me iría de Venezuela, a no ser que se me apareciese una oferta de trabajo irresistible, o por una razón fuertemente personal. Y es que lo voy a resumir de una manera muy breve: Prefiero quedarme aquí a luchar.

Notas:

  1. "Por qué los extranjeros que podrían irse de Venezuela deciden quedarse". Disponible por: http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-41259842
  2. "ACNUR Venezuela: 'A pesar de la crisis, refugiados prefieren quedarse y trabajar'". Disponible por: http://www.panorama.com.ve/experienciapanorama/Acnur-Venezuela-A-pesar-de-la-crisis-refugiados-prefieren-quedarse-y-trabajar-20170707-0007.html
  3. "¿Por qué las multinacionales no se van de Venezuela?". Disponible por: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/02/140205_venezuela_economia_transnacionales_dp
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...